POBLACIÓN MIGRANTE

La Fundación Abrazando Ilusiones busca, a través de sus múltiples acciones, fomentar el desarrollo humano y la inclusión social del colectivo migrante, así como potenciar la convivencia ciudadana en el contexto de la interculturalidad. Con este fin, la Fundación desarrolla diversas actividades e iniciativas, entre las cuales se encuentran: la provisión de una formación integral y de acompañamiento a niños, niñas y adolescentes extranjeros no acompañados; la capacitación de los profesionales implicados en la atención de estos menores en cuestiones tales como tramitación de documentos, normativa vigente, pautas culturales, claves relacionales, etc.; la enseñanza del español a personas solicitantes de asilo, refugiadas y/o migrantes en situación de vulnerabilidad, etc; la celebración de dinámicas de sensibilización; etc.

CONSTRUYENDO MI FUTURO (CMF)

La compleja realidad a la que se enfrentan estos menores es perceptible en múltiples ámbitos de su vida social (formación, salud, regularización de su estancia, empleo, etc.), repercutiendo negativamente en aspectos clave tales como su desarrollo o en los esfuerzos encaminados al fomento de los procesos de inclusión social y de mejora de la convivencia comunitaria. El análisis situacional refleja la necesidad de implementar estrategias de intervención que se ajusten a las necesidades específicas detectadas (muchas de las cuales se corresponden con su fase evolutiva, como niños/as y adolescentes, pero otras se derivan del proyecto migratorio, de factores culturales, familiares, sociales y de su condición como migrantes), y que, a su vez, contribuyan a la mitigación de los riesgos existentes.

Paralelamente, resulta crucial, y por ello vela activamente la Fundación: sensibilizar a la población acerca de los valores de la diversidad cultural, favoreciendo los procesos de intercambio en pro de una sociedad cohesionada; formar a los profesionales implicados en la atención a estos menores; y potenciar la coordinación y el seguimiento de las actuaciones de los poderes públicos y los agentes sociales implicados a fin de rentabilizar los recursos disponibles.

Construyendo Mi Futuro (CMF) es un proyecto dirigido a menores –niños, niñas y adolescentes– migrantes no acompañados en situación de especial vulnerabilidad.

 

El objetivo general que se pretende conseguir es contribuir al desarrollo integral de los jóvenes, potenciando, paralelamente, los procesos de inclusión social y comunitaria, así como su transición a la vida adulta.

 

«CMF es una intervención holística basada en tres pilares fundamentales: la mediación intercultural, la formación y la inclusión social; específica para niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados, y que busca brindar una solución duradera que dé respuesta a las necesidades de este colectivo, así como fomentar su convivencia comunitaria.»

Durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2019 se implementó la primera edición del proyecto CMF, una intervención socioeducativa integral y especializada de 200 horas de duración destinada a un grupo compuesto por 15 menores extranjeros no acompañados (de entre 14 y 17 años de edad) residentes en los centros de acogida de Hortataleza y de Casa de Campo. La intervención constó de múltiples sesiones durante las cuales se desarrollaron: cursos de formación y de capacitación; talleres de prevención y de provisión de recursos; jornadas de sensibilización, de conciliación y de convivencia; tutorías y dinámicas grupales; y actividades de ocio y de tiempo libre.

 

CMF cuenta para su desarrollo, no solo con la experiencia adquirida en materia de Protección de Menores durante etapas precedentes, sino también con la participación de un equipo plurilingüe y multiprofesional con una dilatada experiencia en los ámbitos de la mediación intercultural e interlingúística, la inmigración, el asilo, y en procesos legales y documentales.

Entre los elementos clave de esta iniciativa cabe destacar la óptima calidad comunicativa con los menores mediante el empleo de su lengua materna (darija) y la amplia experiencia del equipo docente en lo relativo a sus claves culturales. El fin que persiguen estos elementos es el de forjar una relación de confianza sólida, en base a la cual se establezcan los cimientos para la consecución de los objetivos del proyecto.

CON "Ñ" DE SUEÑO

Aprender una nueva lengua supone entrar en contacto, a su vez, con una nueva cultura; implica la posibilidad de aproximarse, conocer y contrastar claves y valores culturales distintos a los propios, ya que la lengua no sólo refleja, sino que, mediante su empleo, es capaz de transmitir esos componentes culturales. El aprendizaje de la lengua nativa para la población migrante en el país receptor es de suma importancia para alcanzar una mayor autonomía en sus interacciones sociales, y para decidir, más libremente, el grado y profundidad de su inclusión en la sociedad de acogida. No obstante, este proceso de aprendizaje y de adquisición de una determinada competencia comunicativa puede resultar una experiencia frustrante debido a los múltiples condicionantes que enfrenta este colectivo. Cuando al desconocimiento de la lengua se añade el analfabetismo, se plantean una serie de dificultades tanto para el equipo docente como para los aprendices, los cuales deben realizar un esfuerzo añadido de activación de recursos diversos y, en especial, de memoria.

 

Desde la Fundación Abrazando Ilusiones creemos que la enseñanza del español a este colectivo exige una clara actitud de compromiso, pues el objetivo último no es el de compensar deficiencias, sino el de contribuir a una transformación social basada en la solidaridad y en la igualdad de oportunidades. Así pues, y entendiendo la lengua como el instrumento para el diálogo, el entendimiento y la cooperación entre individuos, buscamos activamente nuevas estrategias, metodologías y recursos que aplicar a la especificidad de nuestros estudiantes de español (todos ellos becados por la Fundación con becas que cubren el 100% del coste del curso).

Son múltiples los cursos que la Fundación ha ofertado desde sus comienzos en esta materia, encontrándose actualmente en fase de implementación el proyecto «Con Ñ de Sueño«, que engloba dos cursos de español para la población migrante (separados en función del nivel de dominio de la lengua) a fin de dotar a los estudiantes con herramientas comunicativas fundamentales y potenciar sus habilidades sociolinguísticas e interculturales, contribuyendo, de este modo, a allanar su camino en pro de un futuro colmado de sueños.

 

 

«Lo que me hace ser yo mismo y no otro

es que estoy a caballo entre dos países,

entre dos o tres lenguas,

entre varias tradiciones culturales.

Esa es mi identidad…»

Amin Maalouf