POBLACIÓN +65

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acuñó el término de envejecimiento activo para referirse al proceso que busca hacer del envejecimiento una experiencia positiva, colmada de oportunidades de salud, participación, formación y seguridad. En este sentido, en la Fundación Abrazando Ilusiones no entendemos el envejecimiento como un proceso lineal e inmutable, puesto que el funcionamiento humano presenta una gran plasticidad a nivel biológico, cognitivo, emocional y social.

 

Por esta razón, implementamos actuaciones que buscan mejorar la esperanza de vida de nuestros mayores, incrementando su calidad de vida y previniendo la aparición de déficits asociados a la edad. A este respecto, el proyecto “Adulto Mayor, Vida Activa” responde a una realidad demográfica caracterizada por un incremento continuado del porcentaje de personas de edad avanzada en relación con la población total, y recoge las actividades desarrolladas con estas personas (muchas de las cuales se encuentran en situación de dependencia), con el objetivo de potenciar su esperanza de vida saludable.

 

Con este fin, el proyecto abarca actividades que impulsan su bienestar físico, psíquico y social, potencian su autonomía personal y les previenen de posibles situaciones de vulnerabilidad asociadas a la edad. Más en concreto, se realizan múltiples talleres que dotan a sus participantes de herramientas, conocimientos y habilidades que estimulan sus potencialidades y ralentizan los procesos involutivos que acompañan a la edad avanzada.

 

Asimismo, con el fin de no dejar que el envejecimiento se convierta en un factor de distanciamiento o desvinculación recíproca entre el adulto mayor y la sociedad, la Fundación, como espacio de encuentro multicultural e intergeneracional, promociona la inclusión de las personas mayores en distintos ámbitos de su vida social mediante su participación en actividades culturales que fomentan la aportación de sus conocimientos y experiencia a las restantes generaciones.

 

En el año 2019, las actuaciones desarrolladas dentro de este proyecto se han vertebrado en torno a cuatro grandes líneas, si bien una de ellas, la cuarta, se ha desarrollado a través del espacio de convivencia y acción:

 

1. Promoción de los hábitos de vida saludable, ajuste físico y optimización de las funciones sensoriales y cognitivas (mediante charlas sobre envejecimiento saludable, talleres formativos de desarrollo psicomotriz y ejercicio físico, counselling para el abordaje de problemáticas concretas, etc.).

2. Desarrollo afectivo, relacional y de la personalidad (a través de talleres de desarrollo emocional, gestión del estrés y mindfulness, entre otros).

3. Desarrollo intelectual, fortalecimiento de la memoria y potenciación de las habilidades comunicativas y de la motivación (mediante la participación de personas mayores, por ejemplo, en el aprendizaje de una nueva lengua).

4. Maximización de la implicación social, ocupación del tiempo libre y acompañamiento.

 

De este modo, se han realizado actuaciones específicas para cada una de estas líneas de trabajo así como otras de carácter transversal que inciden en varias vertientes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acuñó el término de envejecimiento activo para referirse al proceso que busca hacer del envejecimiento una experiencia positiva, colmada de oportunidades de salud, participación, formación y seguridad. En este sentido, en la Fundación Abrazando Ilusiones no entendemos el envejecimiento como un proceso lineal e inmutable, puesto que el funcionamiento humano presenta una gran plasticidad a nivel biológico, cognitivo, emocional y social.

 

Por esta razón, implementamos actuaciones que buscan mejorar la esperanza de vida de nuestros mayores, incrementando su calidad de vida y previniendo la aparición de déficits asociados a la edad. A este respecto, el proyecto “Adulto Mayor, Vida Activa” responde a una realidad demográfica caracterizada por un incremento continuado del porcentaje de personas de edad avanzada en relación con la población total, y recoge las actividades desarrolladas con estas personas (muchas de las cuales se encuentran en situación de dependencia), con el objetivo de potenciar su esperanza de vida saludable.

 

Con este fin, el proyecto abarca actividades que impulsan su bienestar físico, psíquico y social, potencian su autonomía personal y les previenen de posibles situaciones de vulnerabilidad asociadas a la edad. Más en concreto, se realizan múltiples talleres que dotan a sus participantes de herramientas, conocimientos y habilidades que estimulan sus potencialidades y ralentizan los procesos involutivos que acompañan a la edad avanzada.

 

Asimismo, con el fin de no dejar que el envejecimiento se convierta en un factor de distanciamiento o desvinculación recíproca entre el adulto mayor y la sociedad, la Fundación, como espacio de encuentro multicultural e intergeneracional, promociona la inclusión de las personas mayores en distintos ámbitos de su vida social mediante su participación en actividades culturales que fomentan la aportación de sus conocimientos y experiencia a las restantes generaciones.

 

En el año 2019, las actuaciones desarrolladas dentro de este proyecto se han vertebrado en torno a cuatro grandes líneas, si bien una de ellas, la cuarta, se ha desarrollado a través del espacio de convivencia y acción:

 

1. Promoción de los hábitos de vida saludable, ajuste físico y optimización de las funciones sensoriales y cognitivas (mediante charlas sobre envejecimiento saludable, talleres formativos de desarrollo psicomotriz y ejercicio físico, counselling para el abordaje de problemáticas concretas, etc.).

 

2. Desarrollo afectivo, relacional y de la personalidad (a través de talleres de desarrollo emocional, gestión del estrés y mindfulness, entre otros).

 

3. Desarrollo intelectual, fortalecimiento de la memoria y potenciación de las habilidades comunicativas y de la motivación (mediante la participación de personas mayores, por ejemplo, en el aprendizaje de una nueva lengua).

 

4. Maximización de la implicación social, ocupación del tiempo libre y acompañamiento.

 

De este modo, se han realizado actuaciones específicas para cada una de estas líneas de trabajo así como otras de carácter transversal que inciden en varias vertientes.